VOLVER

propÓsito

 

“El privilegio de proyectar arquitectura es un proceso de constante crecimiento, al servicio de quien efectúa el encargo, que nos presenta un anhelo que debemos interpretar y materializar.

Para lograrlo echamos mano a nuestro ideario, repleto de imágenes e intenciones de diseño, que se ha formado durante nuestra propia existencia más allá de lo meramente profesional, la obra nace de nuestro ámbito cultural recorrido y presente, cobrando fuerza de la pasión y del oficio que colocamos en ello.

La idea se concreta a través de un orden que es intelectual e intuitivo, sumado a los materiales y texturas que lo componen, mientras más simples y nobles sean, engrandecen y dan carácter a la arquitectura.

Lo que hacemos, condiciona la forma de vida de quienes lo habitan y permanece en el tiempo, en esto subyace la responsabilidad de nuestra labor.”

 

 



VOLVER